Hoy en día vender un piso no es siempre tarea fácil. Sabemos que reformar un piso para vender es un factor al que se recurre para aumentar el valor del inmueble, de eso no hay duda, pero la incertidumbre más habitual que surge es en qué medida lo incrementa y si es útil hacerlo para conseguir venderlo.

¿Reformar un piso para venderlo merece la pena?

Ante estas incertidumbres y la pregunta de si merece la pena reformar un piso para venderlo, la respuesta es “sí”, pero contratando a auténticos profesionales.

Esa es la clave para que el piso pueda conseguir el extra que necesita para poder venderlo.

Es posible pensar que no merece la pena reformar un piso para venderlo cuando la mayoría de los compradores suelen buscar algo barato, pero olvidamos que hay también una buena cantidad de compradores que desean comprar viviendas impecables, en buen estado y a un buen precio.

¿Reforma integral o lavado de cara?

Tomar la decisión de realizar una reforma de tu piso nunca es fácil. Es cierto que hay que tener en cuenta diversas cuestiones. Sin embargo, el detalle que más se suele valorar en cualquier reforma es el precio.

El precio de una reforma depende de muchos factores, como el tipo de trabajos que se pretende realizar (tirar o construir tabiques, modificar la instalación eléctrica o la fontanería, pintar, etc.) o los metros cuadrados sobre los que pretendes trabajar.
Una reforma integral suele implicar la modificación de varias partes de la casa, de sus instalaciones y de sus acabados.

Por el contrario, dar un lavado de cara a tu piso pintándolo, poniendo suelo nuevo, o haciendo una cocina y un baño actualizados, te supondrá menos gastos, pero quizás no aporte tanto valor a la casa.

¿Cómo sé cuánto valor aportará a la casa?

Una mala reforma puede hacernos perder mucho dinero o, incluso, llevarnos a la ruina. Por tanto, conviene pensar en ella y asegurarnos cómo hacerla.

Para ello, lo mejor es realizar una completa ‘due diligence’ o investigación pormenorizada de la misma. Contar con un técnico puede ser una buena inversión a la larga ya que además de disponer de la documentación tradicional a analizar (nota simple, catastro, recibo de IBI, etc.) lo más crucial para reformar adecuadamente es averiguar los expedientes relativos a las Inspecciones Técnicas de los Edificios que solicitan los Ayuntamientos en muchas ciudades españolas.

De esta forma, se pueden conocer las deficiencias que tiene la vivienda a nivel estructural, estética y de instalaciones, qué medidas se han tomado y si los problemas se han solventado en anteriores ocasiones o no. La antigüedad del piso, su estado y su potencial son factores que hay que tener en cuenta.

No obstante, no hay una fórmula matemática exacta que determine en cuánto se va a revalorizar una vivienda en el momento en que invertimos en ella para reformarla. Depende de muchos factores, como la casa en sí, el bloque o la zona en el que esté situada, el alcance de la reforma que se va a hacer y su importancia. Tampoco es lo mismo pintar las paredes que emprender una reforma integral que conlleve incluso el cambio de la distribución de las estancias.

En cualquier caso, podemos decir que, grosso modo, realizar una reforma supone una revalorización del piso entre un 15% y hasta un 20%.

Reformas que más valor aportan

Por lo general, hay diversas reformas que suelen generar una mayor atracción hacia la vivienda y que aumentan su valor: las que favorecen una mejor iluminación, las que se orientan a mejorar la eficiencia energética, las de cocinas y baños. Vamos a verlas detenidamente.

Averías técnicas

En primer lugar, hay ciertos trabajos que es imprescindible que se lleven a cabo: puertas que no abran o cierren bien, muebles en mal estado o que se han quedado anticuados, reparación de persianas, de instalaciones eléctricas, de fontanería…

Pequeños matices que pueden marcar una gran diferencia de cara a los posibles compradores y que no suponen un coste demasiado elevado.

Pintar

Pintar las paredes del piso es otro punto casi imprescindible. No tiene por qué ser necesario si las paredes se encuentran en buen estado, pero sí que es muy recomendable porque contribuirá a mejorar la estética de la vivienda.

Cambiar distribución de la vivienda

Los espacios diáfanos y amplios venden más. Por eso a veces puede ser conveniente tirar algún tabique para poder ampliar una estancia o contribuir a generar esa sensación de amplitud. Por ejemplo, cada vez es más habitual abrir la cocina al salón eliminando las paredes de separación.

Pero también se pueden tirar tabiques para levantar paredes en otros puntos o medios muros, mejorando así la distribución del piso y los metros cuadrados disponibles.

Mejora de eficiencia energética

Este es un aspecto que tener en cuenta especialmente. Hay muchas formas de mejorar la eficiencia energética de un piso: instalar energías renovables, invertir en aislamiento o sustituir el sistema de calefacción por uno más moderno y eficiente.

También se pueden renovar las puertas y ventanas con el objetivo de mejorar el aislamiento térmico y acústico de la vivienda. Y si el inmueble tiene una terraza, también se puede cerrarla con un aislamiento adecuado. Además, de esta forma estaremos aumentando la superficie útil de la vivienda.

Reforma integral del baño

Una cocina y un baño en condiciones pueden ser lo que haga que los compradores terminen de decidirse a comprar el piso, por lo que también hay que tenerlo en cuenta. Lo más habitual en los baños es cambiar la bañera por un plato de ducha y, en general, renovar su estética para que resulte más atractivo.

Reforma de la cocina

La cocina es otra de las primeras estancias que se suelen reformar cuando se quiere vender un piso. Es cierto que hay que valorar el desembolso necesario para una reforma en condiciones, pero a la larga suele compensar. Una de las reformas más habituales tiene que ver con abrir la cocina al comedor.

Para conseguir que la vivienda rehabilitada resulte una inversión con final feliz lo más importante es conocer perfectamente el mercado para saber de antemano por cuánto se podrá vender una vez reformada y es también importante el gusto o estilo con el que se haya hecho la rehabilitación, ya que debe atraer a una mayoría de público y debe ser coherente con la ubicación de la vivienda.

Si quieres reformar tu piso para venderlo sin tener que invertir dinero, deberías contactar con Edify, y conocer su novedosa fórmula para valorar tu propiedad en su estado actual, pero también para que calculen cuál podría ser su valor si se le sacara todo el potencial al inmueble y se reformara. Esto, permite acordar un precio  justo con el propietario de la vivienda, mientras Edify se hace cargo de todos gastos hasta la venta.

¿Dudas? Charla con nosotros
Por favor, acepta nuestra política de privacidad para comenzar la conversación.