La incertidumbre sobre cuál es el precio adecuado al que vender o al que comprar una casa se ha adueñado de muchos ciudadanos que buscan estas respuestas en diversas fuentes cuya disparidad de datos puede llegar a confundir aún más. Para facilitar esta cuestión y saber cuánto vale tu casa, vamos a darte unas claves muy concretas.

¿Cómo averiguar el valor de una vivienda?

Para averiguar el valor de una vivienda hemos de tener en cuenta una serie de factores como su localización exacta, es decir, la dirección, su superficie, su uso, sus características, su conservación, su distribución o su antigüedad, entre otros. Y para cuantificar todos estos aspectos podemos recurrir a diversas herramientas de ayuda.

Portales Inmobiliarios

Una de ellas son los portales inmobiliarios. Se trata de empresas que ponen en contacto a vendedores con potenciales compradores de viviendas. Lo que hacen es exponer tu casa entre miles de vendedores y estar presentes en toda la etapa de comercialización de la vivienda. En estos portales para vender pisos, las inmobiliarias pagan por colgar su cartera de inmuebles y además pagan por posicionarse lo mejor posible en las primeras páginas, pero al final todo esto puede que no te interese demasiado porque tu interés principal es vender tu casa lo antes posible.

Valoraciones Big Data

Otra de las posibilidades que tienes para saber cuánto vale tu casa es la de recurrir a las valoraciones Big Data. El Big Data ha hecho posible el análisis y tratamiento de gran volumen de datos de ventas de inmuebles. Principalmente son los portales inmobiliarios los que disponen de gran volumen de información sobre precios de venta ofertados de inmuebles y han desarrollado herramientas para conseguir aproximaciones del precio de venta del inmueble. Pero, son meras estimaciones y no se cotejan datos reales de cierre de operaciones.

Registros Oficiales

Pero, no cabe duda de que para averiguar cuánto vale una vivienda, recurrir a una valoración profesional y oficial va a ser siempre más exacto que cualquier tipo de herramientas o plataformas gratuitas que también podamos consultar. Así, podemos pedir, por ejemplo, una tasación para certificar el valor del inmueble, donde se tenga en cuenta el valor de mercado (el que un inmueble puede alcanzar en el mercado, libre de cargas financieras y servidumbres), el de reposición (el valor material), o el valor de seguro (el que determina la indemnización en un siniestro).

En un proceso de compraventa, aportar una valoración realizada por una empresa especializada, es un valor añadido para el vendedor, que pretenderá sacar el máximo por ella. Una tasación objetiviza la compraventa, en un contexto regulado por el Banco de España, y da a las partes la tranquilidad y el marco necesarios para realizar la operación con absoluta tranquilidad.

El primer paso para hacer una tasación inmobiliaria será comprobar la situación registral. Pedir una nota simple al Registro de la Propiedad y solicitar una copia de la escritura de la vivienda para cotejar los datos con el catastro y el ayuntamiento correspondiente.

Errores a la hora de calcular el precio de una vivienda

Como os estaréis dando cuenta, el precio es clave para vender una casa, por lo que éste ser el correcto desde el principio, si no queremos retrasar enormemente la venta de la casa. Así pues, es necesario no cometer una serie de errores a la hora de calcular el precio de la vivienda, tales como poner un precio muy alto, no tener en cuenta los pequeños defectos de nuestra casa o reformar la casa de manera demasiado personal y sin unos profesionales detrás que nos aconsejen para sacar de ella todas sus posibilidades.

Sobrevaloración del vendedor

El primer error que se suele cometer es que el vendedor ponga un precio demasiado alto a su vivienda y la sobrevalore. Los compradores actuales están bien informados y conocen la situación y los precios de mercado de los barrios en los que buscan una casa. Con un precio muy elevado, la vivienda en cuestión está condenada a permanecer mucho tiempo en el mercado, alejando a posibles interesados, que pueden pensar que si está tanto tiempo sin venderse por algo será.

Infravaloración del comprador

Por otra parte, como comprador, siempre desearemos obtener el menor precio por la vivienda, y ante un anuncio de venta solemos pensar que aún bajara más su precio si esperamos un poco.

Lo cierto es que esta bajada de precio dependerá de varios factores. Es aconsejable analizar la zona en la que está ubicada la casa, porque puede que esa vivienda haya alcanzado su umbral de bajada según la oferta-demanda, y esto puede suponer perder la oportunidad de comprar la casa de tu vida porque la estás infravalorando de entrada. También hay que valorar la vivienda en sí, su estado de conservación, la calidad de sus materiales, los añadidos que incluye o la dificultad de encontrar una casa de características similares en esa zona.

Factores que influyen en el precio de venta

Hay varios factores que influyen en el precio de venta de una casa y que se deben tener en cuenta a la hora de fijar su precio, tales como los atributos de la vivienda, la zona en la que se encuentra, si está reformada o no, la situación del mercado, etc. A continuación, analizamos todos estos aspectos.

Antigüedad

El estado de conservación del edificio y la antigüedad de la finca es la primera condición en la que fijarse. Necesitamos fijarnos en si el inmueble está rehabilitado o no, si está bien conservado, si tiene ascensor, zonas comunes, si ha pasado la inspección técnica de los edificios (ITE), etc.

Estado de la vivienda

El estado de la vivienda es otro factor que influye en su precio. Hay que ver los metros cuadrados útiles que posee con respecto a los metros cuadrados construidos; su altura y orientación; los materiales que han sido utilizados en su construcción y si éstos son por ejemplo de alta gama. También hay que fijarse en la calificación energética del inmueble, sobre todo si potencia el ahorro energético del hogar. Y, en el caso de una vivienda para reformar habrá que fijarse en los muros de carga, localizar las instalaciones de agua y electricidad y prestar atención a los huecos de ventilación de baños y cocinas. Y, cuidado con las humedades o la mala colocación de las tuberías. En caso de que los defectos estructurales de la vivienda sean notorios es desaconsejable comprarlo, por muy bajo que sea su precio.

Zona del inmueble

La localización de la vivienda es otro factor clave que contribuye a aumentar su valor. Una ubicación con mucha oferta pero escasa demanda potencia una situación de precios más competitivos, es decir, al haber muchos inmuebles en venta y pocos clientes interesados, los precios pueden tender a la baja.

Además, los servicios y equipamientos de la zona en la que se encuentra la vivienda también influyen. En este sentido, un barrio con comercios, centros sanitarios, escuelas, buenas comunicaciones, etc., puede favorecer la demanda y, por consiguiente, determinar el precio de venta de la casa.

Amueblado

Ver si el piso está amueblado o no, también puede ser determinante en su precio. Los pisos amueblados suelen ser más caros que los pisos sin amueblar porque se puede entrar a vivir en ellos desde el principio. Esto puede ser importante de cara a urgencias, pero también tiene su aspecto negativo en tanto que merma nuestra libertad de decorar el piso a nuestro gusto y sentirnos bien en él.

Reformado

Si la vivienda es de segunda mano, el hecho de que esté reformada o no también influye en su precio. Pero es bueno ver qué tipo de reforma es la que se ha realizado. Por el contrario, si vamos a reformarla una vez comparada. Es conveniente comprobar el estado físico y si hay problemas de fontanería y electricidad para determinar las reformas que hay que realizar para actualizarla. Para ello, lo mejor es que un arquitecto calcule si compensa la compra de la vivienda.

¿Cuánto vale mi casa si la reformo?

En la revalorización de una casa tiene un peso importante el hecho de si ha sido reformada o no. Pero para reformar tu piso y ponerlo a la venta, lo mejor es que te rodees de profesionales y que la reforma sea gestionada por un equipo que cuente con un arquitecto y unos técnicos de obras que hagan el trabajo.

El aumento de precio de una vivienda después de una reforma es un hecho. Aunque depende de los acabados, de la zona y de los metros cuadrados que tenga la vivienda, ese aumento del valor puede variar entre un 10% y un 20%.

Con Edify puedes comprar casas de segunda mano con un altísimo potencial de reforma en los mejores edificios y barrios de la ciudad, sin intermediarios ni comisiones. Edify diseña tu casa personalizada, adaptada a tus deseos y necesidades, trabajando con las técnicas más avanzadas de realidad virtual y estimaciones muy precisas para que veas cómo te quedará.

Edify se encarga  de la construcción de la reforma en su totalidad, con los mejores arquitectos y constructores de la zona, prestando atención a todo lo necesario para que la casa cumpla con las expectativas del nuevo propietario y asegurando un valor añadido para el futuro.

¿Dudas? Charla con nosotros
Por favor, acepta nuestra política de privacidad para comenzar la conversación.